La importancia de la salud oral en personas mayores

/ / La importancia de la salud oral en personas mayores

Cuando envejecemos, tendemos a dejar de lado algunas de las rutinas que veníamos haciendo toda la vida. ¡Y la salud oral es una de las que se nos suelen olvidar más fácilmente!

Debido al papel tan destacado que desempeña la boca en el día a día, es esencial que durante la tercera edad las personas mayores cuenten con alguien que les recuerde – o les ayude – a priorizar el cuidado de sus dientes y encías.

¿Por qué la salud bucodental de las personas mayores es tan importante?

Las patologías bucales más comunes durante la tercera edad son la caries y la periodontitis, que suelen desembocar en la pérdida de dientes. En España, los mayores de 65 años tienen, de media, 16 piezas afectadas por la caries, de las cuales 12 ya han sido extraídas. Todo ello provoca múltiples problemas no solo en la salud, sino también en la calidad de vida de los pacientes. Además, existe una relación directa entre el estado de la boca de una persona y la salud de todo su organismo.

A continuación, repasamos algunas patologías generales que pueden estar vinculadas a un problema bucodental, así como otras habituales de la boca durante la tercera edad.

Enfermedad cardíaca

Las investigaciones demuestran que hay una correlación entre la periodontitis y una cardiopatía. Una buena higiene bucal puede ser una herramienta eficaz contra los ataques cardíacos, los derrames cerebrales y otro tipo de enfermedades cardíacas. De hecho, y según dichas investigaciones, las personas que sufren una enfermedad periodontal o caries tienen más riesgo de contraer una enfermedad arterial coronaria.

Neumonía

Una salud oral deficiente puede favorecer la aparición de neumonía en personas mayores. Al inhalar gotitas bacterianas de la boca hacia los pulmones, los ancianos son más propensos a este tipo de afección.

La correcta higiene bucal es particularmente importante en residencias de ancianos, donde muchos no pueden cuidar personalmente de sus dientes, ya que dependen estrechamente de su personal o de sus cuidadores.

Diabetes

La periodontitis puede dificultar la absorción de la insulina por parte del cuerpo. Los niveles altos de azúcar en sangre – que son un efecto directo de la diabetes – pueden ocasionar una infección en las encías.

Por ello, una adecuada higiene bucodental junto a revisiones regulares con el dentista contribuye a prevenir este tipo de afección.

Dientes oscurecidos

Con el envejecimiento, el tejido óseo que se encuentra debajo del esmalte dental (la dentina) se altera como consecuencia de la ingesta de bebidas y alimentos. Ello provoca que la capa externa del esmalte adelgace y que la dentina quede expuesta, lo que facilita que los dientes se oscurezcan.

Enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal o de las encías se produce como consecuencia de la presencia de placa y de restos de alimentos en los dientes tras las comidas, por el hecho de ser fumador, de llevar una dieta poco saludable y dentaduras postizas que no se ajustan bien o por sufrir anemia, cáncer o diabetes.

La periodontitis puede provocar la pérdida de los dientes y se considera una patología grave por su relación con otros problemas orgánicos.

Sequedad bucal

La sequedad bucal puede presentarse como la consecuencia de la toma de medicamentos durante la tercera edad, así como de tratamientos contra el cáncer en el que se emplea la radiación.

La principal función de la saliva es mantener la boca húmeda, por lo que se convierte en una protección natural contra la caries y la aparición de infecciones.

Infección en la raíz del diente

Como consecuencia de la exposición de las raíces de los dientes a los ácidos de los alimentos, la caries suele ser un problema común entre la población anciana. En el momento en que las raíces de los dientes quedan expuestas por el retroceso de las encías, la raíz deja de estar protegida por el esmalte dental y es propensa a las caries.

Cómo mejorar la salud oral en personas mayores

El hecho de cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental es esencial para la salud bucal, pero el mantenimiento dental debería ir un poco más allá si hablamos de personas mayores:

  • Seguir una correcta técnica de cepillado.
  • Usar un enjuague bucal antiséptico una o dos veces al día.
  • Limpiar diariamente las dentaduras postizas totales o parciales.
  • Desprenderse de la dentadura postiza al menos durante cuatro horas al día y especialmente por la noche.
  • Beber agua fluorada.
  • Dejar de fumar para prevenir el riesgo de padecer periodontitis o la pérdida de dientes.
  • Seguir una dieta sana y equilibrada que incluya productos lácteos y alimentos con alto contenido en fibra.

Y, para finalizar, uno de los factores más importantes: visitar al dentista, al menos dos veces al año, para una revisión dental completa y la realización de una higiene dental. De este modo la salud oral en las personas mayores puede mejorar sustancialmente y les permitirá gozar de una óptima calidad de vida durante esta etapa.

SUBIR
Translate »