Lucir una bonita sonrisa es la suma de la estética y la salud

/ / Estética y Salud

Actualmente en las clínicas odontológicas hay mucha demanda de estética, pero es porque psicológicamente lo estético, lo bonito, va asociado a salud. Una piel morena y unos dientes blancos y bien puestos son signos de salud y de vitalidad. Pero no debemos olvidar que lo importante de verdad es esa propia salud que nunca debemos camuflar debajo de una falsa estética.

Si hablamos de colores, en una sonrisa bonita se debe valorar tanto el color de los dientes como el de las encías, pero en el concepto de estética integral también es importante la posición de los dientes, la forma y volumen de los labios, todo suma para ese concepto de sonrisa bonita.

Por ello la importancia de los tratamientos integrales como la ortodoncia para los dientes mal posicionados, la periodoncia para lo que llamamos la estética rosa (estética de la encía), o los implantes para reponer las piezas que faltan con prótesis en todas sus múltiples posibilidades son algunos ejemplos de éstos tratamientos. Y es que los dientes deben estar en armonía con su entorno, es el propio diente el que debe ser “bonito” a base de formas, de volúmenes, ya que un diente brilla por la suma de unas proporciones, de un entorno y de un color.

Uno de los tratamientos estéticos estrella en las clínicas dentales es el blanqueamiento, aunque en realidad deberíamos usar el término aclaramiento, ya que lo que hacemos realmente es ACLARAR el color del diente, pero siempre dentro del mismo tono. Para “blanquear” dientes oscurecidos por culpa de sustancias externas (como el tabaco, el café o el vino) pueden utilizarse productos específicos que son eficaces si se usan correctamente. Sin embargo, si  queremos aclarar  unos dientes oscurecidos  por problemas de ingesta de medicamentos fluorosis debemos recurrir a tratamientos más laboriosos, como puede ser el adherir sobre la cara externa del diente unas láminas de cerámica o de composite (el mismo material con el que se hacen los empastes blancos), tratamientos que se pueden realizar en la propia clínica o en el laboratorio. Estas láminas de composite tienen, entre otras ventajas, la inmediatez de su aplicación (y también de un posible arreglo si fuera necesario en un futuro) y por tanto la satisfacción instantánea del paciente.

Aunque un blanqueamiento “convencional” es un tratamiento cosmético, no debemos restarle importancia ya que requiere un depósito de material sobre el esmalte del diente, algo que puede afectar a la pieza si no se valora su estado y sensibilidad inicial.

Close-up of perfect smile before and after bleaching as dental whitening concept

SUBIR
Translate »