A medida que envejecemos, nuestro cuerpo va cambiando, y la boca no va a ser menos.
Los dientes, al igual que el resto del cuerpo, también se van desgastando a medida que va avanzando el tiempo.
Desde la American Association of Orthodontists, nos indican cuales son los 4 cambios más comunes que experimenta nuestra boca a medida que nos hacemos mayores.
-Apiñamiento en los dientes inferiores, debido a que el hueso de la mandíbula pierde densidad y se encoge.
-Espacio de los dientes delanteros. La presión de la lengua contra los dientes frontales o la inflamación de las encías puede provocar que de formen diastemas.
-Desplazamiento de los dientes tras la ortodoncia. Se necesita un retenedor para evitar que estos se muevan.
-Mordida incorrecta.
Estos cambios, a pesar de ser normales, tienen solución. Cada vez son más los pacientes de avanzada edad que se someten a un tratamiento de ortodoncia invisible.