¿Quién no ha cometido algún que otro exceso durante las fiestas navideñas? Aunque este año la Navidad se presenta de forma algo diferente a la que estamos acostumbrados, lo cierto es que, durante este periodo, por lo general, tendemos a cambiar algunos de nuestros hábitos y rutinas diarias. Ya sean relacionados con la alimentación o incluso con el cuidado de nuestra salud bucodental.

Las comidas copiosas, los dulces típicos de estas fechas, las bebidas carbonatadas y alcohólicas, el consumo de tabaco y cierta dejadez en cuanto a la higiene bucodental pueden facilitar la aparición de algunas patologías orales, como la caries o la gingivitis. Por otra parte, es importante no abandonar, si es el caso, los tratamientos odontológicos en curso, como, por ejemplo, los ortodóncicos.

En este artículo, compartimos contigo algunos consejos y recomendaciones para mantener una salud bucodental óptima durante la Navidad. ¡Toma buena nota de ellos!

¿Cómo influye la alimentación en la salud bucodental?

Todo aquello que comemos y bebemos tiene una incidencia directa sobre el estado de nuestro organismo y, por supuesto, también sobre nuestra salud bucodental. La Navidad, en muchos casos, es sinónimo de excesos, sobre todo relacionados con el consumo de alimentos con altas dosis de azúcar, carbohidratos y grasas. En la medida de lo posible, es fundamental que sigas una dieta equilibrada, que incluya el consumo de frutas, verduras y hortalizas, así como de alimentos ricos en proteínas.

Por otro lado, si llevas restauraciones dentales, como coronas o carillas, o has iniciado un tratamiento de ortodoncia con brackets, te aconsejamos evitar los alimentos demasiado duros y pegajosos, como pueden ser los turrones. Aunque no es algo habitual, este tipo de productos puede provocar la fractura de las restauraciones o de un bracket. En este mismo sentido, es conveniente no utilizar los dientes para abrir los mariscos, un manjar muy propio de estas épocas, ya que también puede originar una fractura de estos. En caso de que esta situación llegara a producirse, es importante que acudas de forma urgente a tu dentista.

El consumo excesivo de dulces, junto con una higiene bucodental deficiente, asimismo, favorece la aparición y el desarrollo de la caries y de otros problemas vinculados a esta, como la sensibilidad dental o el dolor y las molestias. De la misma manera, las bebidas carbonatadas y alcohólicas también contienen altos niveles de azúcar y su consumo excesivo puede, además, dañar el esmalte.

¡No dejes de lado el cepillado de los dientes!

Este año quizás no tenemos la excusa de “si voy a comer fuera de casa, no llevo conmigo mi cepillo de dientes”, pero, de igual forma, aun estando en casa, es relativamente fácil que descuidemos el cepillado de los dientes y la higiene bucodental en general.

Tanto si estás en casa como si no, no olvides cepillar los dientes después de cada comida. Para ello, utiliza un dentífrico fluorado o aquel recomendado por tu dentista. Ahora más que nunca, además, mantén el cepillo en unas buenas condiciones. Los filamentos de este son un medio idóneo para la proliferación de bacterias. Por ello, después de utilizarlo, enjuágalo con abundante agua, sécalo y guárdalo en posición vertical, con el capuchón puesto y alejado del sanitario y del lavabo.

Por otro lado, no olvides la higiene interdental mediante el hilo dental o los cepillos interproximales. En estas zonas, de la misma forma que en la base de las encías, puede acumularse la placa bacteriana, una de las principales causas del desarrollo de las patologías periodontales, como la gingivitis y la periodontitis. Asimismo, recuerda limpiar, al menos una vez al día, la superficie de la lengua.

¡Es un buen momento para abandonar el tabaco!

El inicio de un nuevo año siempre es un buen momento para plantearnos retos y propósitos. ¿Por qué no incluyes entre ellos dejar definitivamente el tabaco? Muchas de las sustancias que contienen los cigarrillos son cancerígenas, pero, además, el tabaco mancha progresivamente los dientes y es uno de los factores que influyen en el desarrollo de la periodontitis y el fracaso de la osteointegración de los implantes dentales.

Recuerda, además, seguir todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Si no es estrictamente necesario, no te desplaces a otros puntos de la geografía española. En todo caso, mantén la distancia interpersonal de seguridad recomendada, lava las manos frecuentemente con agua y jabón o un gel hidroalcohólico y usa siempre tu mascarilla.

Este año, más que nunca, ¡disfruta de la Navidad con responsabilidad!