Cómo conseguir que los niños tengan una buena salud bucodental

/ / Salud buco dental de niños

Los padres son los responsables de que los niños tengan una buena salud bucodental durante la infancia, por lo que deben transmitirles a los mismos la disciplina de cepillarse los dientes todos los días y evitar el consumo de dulces que puedan favorecer la aparición de la caries dental.

Al igual que se aprende a leer, a escribir o a sumar, los padres también deben enseñar a sus hijos cuáles son las claves para mantener una buena higiene dental y prevenir la aparición de enfermedades bucodentales.

La caries, el principal enemigo de los más pequeños

Según la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), la caries dental ya es la enfermedad crónica de nuestro país más frecuente en la infancia, sobre todo en aquellos que cursan preescolar.

Esta enfermedad se produce por el consumo excesivo de azúcares y por falta de una buena higiene dental tras el consumo de este tipo de alimentos. Cabe destacar que aquellos niños que presentan caries en los dientes temporales, tienen un mayor riesgo de experimentar múltiples caries en la dentición permanente.

Además de las caries, también existen multitud de enfermedades dentales que pueden afectar gravemente a la cavidad oral de los más pequeños de la casa, por eso la prevención y la educación se hacen clave en los primeros años de vida de nuestros hijos.

¿Cómo saber si mis hijos tienen una mala higiene dental?

Pero, ¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene una buena o mala salud bucodental? Además de llevarlo al dentista con frecuencia, también debes vigilar que en la cavidad oral de tus hijos no se produzcan las siguientes señales de alarma:

  1. Encías de color rojizo e incluso amoratada. Una encía sana siempre es de color rosada
  2. Hinchazón, malformación de la encías y pérdida de la misma alrededor del diente
  3. Sangrado de la encía durante el cepillado
  4. Mal aliento
  5. Sensibilidad dental

Trucos para que tus hijos tengan unas encías saludables

Desde la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) nos dan una serie de pautas a seguir si queremos que las encías de los más pequeños del hogar se conserven intactas con el paso del tiempo.

1. Enséñale a tus hijos cómo cepillarse correctamente.

El cepillado es clave para la prevención, por eso debes poner especial esmero en que tu hijo aprenda por sí solo a realizarse una buena higiene dental. Indícale que para mantener una buena higiene dental es necesario cepillarse los dientes, al menos, dos veces al fría.

Además, también sería conveniente que le mostrases cómo saber si tiene unas encías sanas o no. Recuerda que una encía sana es aquella que es rosada, firme y que no sangra durante el cepillado.

2. Acaba con los malos hábitos

Durante la niñez se adquieren varios hábitos que pueden ser dañinos para la salud bucodental de los más pequeños de la casa. Chuparse el dedo, mordisquear un bolígrafo o comer chucherías todos los días son tres de las causas más frecuentes de malformaciones en la cavidad oral, astillamiento en los dientes y aparición de caries.

La educación es clave para conseguir que nuestros hijos tengan una buena salud bucodental en la edad adulta.

3. Visita de manera periódica al dentista

Llevar a nuestros hijos al dentista cuándo son pequeños tiene innumerables beneficios para ellos. Además de evitar que le cojan fobia a los dentistas en la edad adulta, también conseguirás que adquieran el hábito de ir cada seis meses al dentista para realizarse una higiene dental o simplemente para acudir a una revisión general.

Recuerda que tu dentista también puede ayudarte a detectar posibles enfermedades bucodentales y a cuidar de la salud bucodental de los más pequeños. Visítalo.

SUBIR